lunes, febrero 19, 2024
Aprendo en casa

Orientaciones pedagógicas para brindar la retroalimentación a los estudiantes en un contexto de educación no presencial en el nivel de educación secundaria

Orientaciones pedagógicas para brindar la retroalimentación a los estudiantes en un contexto de educación no presencial en el nivel de educación secundaria

La retroalimentación es un proceso de comunicación dialógica que genera quien enseña a partir de los resultados de procesos de evaluación de sus estudiantes, donde les entrega sugerencias y comentarios con la intención de que reconozcan sus errores y puedan aprender de ellos. Se define como un proceso dialógico porque, si bien es el profesorado quien realiza la retroalimentación, lo que realmente importa es lo que él o la discente haga con la información comunicada.



Retroalimentación.
Consiste en devolver a la persona, información que describa sus logros o progresos en relación con los criterios de evaluación. Una retroalimentación es eficaz cuando se observa las actuaciones y/o producciones de la persona evaluada, se identifica sus aciertos, errores recurrentes y los aspectos que más atención requieren; y a
partir de ello brinda información oportuna que lo lleve a reflexionar sobre dichos aspectos y a la búsqueda de estrategias que le permitan mejorar sus aprendizajes. (RVM N° 094-2020-MINEDU)

Evidencias.
Producciones y/o actuaciones realizadas por los estudiantes –en situaciones definidas y como parte integral de su proceso de aprendizaje– mediante las cuales se puede interpretar e identificar lo que han aprendido y el nivel de logro de la competencia que han alcanzado con relación a los propósitos de aprendizaje establecidos, y cómo lo han aprendido. (RVM N° 094-2020-MINEDU)




¿Cuáles son las mejores formas de retroalimentar a un estudiante?
Parte fundamental en el proceso educativo es la retroalimentación, la cual implica utilizar las herramientas y procedimientos adecuados para dar información a los estudiantes; es el factor que hace la diferencia para llegar a los aprendizajes esperados.

La retroalimentación consiste en dar al estudiante, de forma regular, información precisa y clara sobre su aprendizaje a fin de ayudarlo a mejorar mediante la metacognición, entendida esta como la habilidad para reflexionar sobre cada uno de los pasos que lo llevaron a una situación dada.

Al mismo tiempo se le anima a poner en práctica la retroalimentación con sus compañeros y a explorar nuevos caminos y plantear nuevos retos.

Descargar Aquí: Documento completo – Orientaciones pedagógicas









Deja una respuesta